lunes, 31 de diciembre de 2012

[Traducciones] Myojo Feb'13: Entrevista larga a Tamamori Yuta

Tamamori Yuta - Entrevista de 10000 caracteres

"La edad pura – cuando era un Jr"


‘Eres como un pajarillo parlanchín’

Siempre tienes una imagen muy cool. ¿Siempre ha sido así?
Ahora parezco más callado, pero cuando era un niño no era así. Siempre gritaba y solía hablar un montón, así que mi padre me decía ‘eres como un pajarillo parlanchín’.

Eso es inesperado.
Mi madre también me decía “Cuando eras pequeño solías tener más energía y más ganas de jugar” (risas). Solía jugar mucho fuera, y me ensuciaba la ropa y conseguía que me regañaran. Durante primaria era el único que se encargaba de las mascotas, pero odiaba el olor de la caja del conejo, así que me acuerdo que me iba del colegio antes de tiempo para poder librarme de aquello.

Eras un chico muy travieso.
Pero mi habitación estaba en el segundo piso y por la noche estaba demasiado asustado como para bajar al primer piso yo solo. Creía mucho en los fantasmas.

¿En qué querías convertirte cuando fueses mayor?
No lo recuerdo, pero al parecer mi profesora de infantil me preguntó en qué quería convertirme y yo contesté “en una abuelita”.

¡¿Eh?!
Todos dijeron Kamen Rider o Ultraman. Mi familia estaba preocupada, “¿este niño está tomando el camino equivocado?”.



Ahahahaha.
Quizás fue por la influencia de mi propia abuela. Era muy buena e incluso cuando era niño sentía que me quería mucho. Me gustaba mucho.

He oído que empezaste a surfear cuando estabas en tercero de primaria.
Fue por la influencia de mi abuelo. Me llevaba a surfear. Todo empezó ahí. Después toda mi familia también empezó a hacerlo.

¿Disfrutabas surfeando?
Al principio no porque iba en contra de mi voluntad. Algunas veces pretendía quedarme dormido en el coche.

¿Aunque estabas despierto?
Estaba totalmente despierto (risas).

‘Una audición con un jersey mojado de lágrimas’

¿Cómo veías el mundo del entretenimiento antes de pasar a ser un Johny’s Jr.?
Era un mundo que no tenía relación conmigo en absoluto. Para empezar, no me hacía gracia destacar en algo.

¿De verdad?
Ya había empezado secundaria. Ni siquiera quería destacar en el equipo de clase de los festivales escolares. Era lo que le llaman pubertad.

Al parecer, tu madre era fan de Yamashita Tomohisa-kun.
Al parecer, sí. Siempre estaba diciendo “YamaP, ¡es tan cool!”. Cuando me uní a Johnny y vio a Yamashita-kun por primera vez, yo también pensé que era cool. Brillaba mucho, del estilo “¡es un príncipe!”.

¿Tu madre no te dijo que había enviado tu CV a Jimusho?
Estaba en mi primer año de instituto. No tenía ni idea.

¿Cuándo te lo dijo?
Hice una promesa de ir a pescar con un amigo, así que me levanté muy temprano. Y de pronto me dijo “Hoy tienes una audición”. Y yo le contesté “hoy no puedo ir”, pero no daba su brazo a torcer y me dijo “de todos modos no pasarás, así que ¿por qué no vas simplemente para ver cómo es?”.

Así que más o menos te forzó a ir.
Yo seguí diciendo “no quiero ir”, así que mi padre vino y me puso casi a la fuerza en el asiento del coche. No volví a entender nada.

¿Cómo fue al llegar al lugar donde tenía lugar la prueba?
Estaba llena de chicos haciendo audiciones. Había chicos bailando delante de espejos, otros que se estiraban... todos estaban llenos de energía, y yo era muy vergonzoso así que me disgustó mucho. Además, entonces yo era bajito así que durante la prueba de baile me pusieron en primera fila. Y aunque pensé que no podía bailar, me mandaron hacerlo. Estaba completamente bloqueado y empecé a llorar.

¿Lloraste?
Sí. Llevaba un jersey amariyo y había una mancha oscura en mi pecho por las lágrimas.

Así que no solo estuviste a punto de llorar, lloraste a moco tendido.
Hasta ese punto me disgustaba estar allí. Tenía una placa con mi nombre y un número en ella, y no hacían más que mirarla y comprobarla frente a mi, así que pensé que de ninguna manera iba a pasar.

¿No querías pasar la prueba?
No. Quería irme a casa pronto. Así que nos dijeron que bailaramos durante una o dos horas, y justo cuando pensé que por fin podría irme a casa dijeron “aquellos con los números que digamos a continuación, por favor, que se queden”. Y llamaron a siete u ocho personas. De algún modo, yo estaba entre ellos.

Ya veo.
Así que me dijeron “ahora vamos a hacerte unas fotos” y nos llevaron a un estudio. Me dijeron que sonriera a gente que no había visto en mi vida y yo recuerdo sonreír mientras pensaba “¿qué demonios es esto?”. Estaba con Tegoshi y Yaotome entre otros.

¿Cuáles fueron tus actividades como Jr?
Me sentía como si fuera parte de un club del colegio. No quería hacerlo por más tiempo. Mis padres me mandaron a clases de muchas cosas antes de eso, pero no duraba mucho. Me mandaron a clases de natación, por ejemplo, pero dejé de ir porque quería quedarme a ver Pokemon en la TV.

¿Y cómo era tu vida en el colegio?
Todos los días eran divertidos, lo hice lo mejor que pude en las actividades de los clubs, jugué con mis amigos. Fui a tomar clases Jr y pensé un poco más en el colegio. Todavía no tenía un sueño definido.

¿Las chicas de tu clase no se burlaban de ti por haber entrado en los Jrs.?
No, nadie lo supo. Ya sabes, no aparecí ni en revistas ni en la televisión.

Ya veo. Pero eras popular con las chicas ¿no?
Para nada. No era nada popular. Era el chico a quien le daban bombones el día de San Valentín (N/T: se refiere el tipo de bombones que las chicas les dan a sus compañeros de clase o de trabajo por un tipo de obligación, no son del tipo de bombones que se entregan porque te gusta alguien). Sí fui popular en el instituto (risas). Recibí muchos más bombones y fui muy feliz, pero en primaria no le daba bombones a nadie. Casi ni le hablaba a las chicas y tampoco quería sobresalir.

No querías destacar, así que dejaste de hacer cosas tan pronto como las empezaste... me pregunto por qué no dejaste los Jrs.
¿Verdad? Pero después de seis meses tras entrar, recibí mi primera carta de una fan. Solíamos ir andando a trabajar, pero había un parque muy cerca donde las fans hacían cola, y los chicos que tenían fans recibían cartas. Nunca había tenido una fan y pensé “esto no tiene nada que ver conmigo”, así que siempre pasaba de largo el parque. Pero un día me habló. Al principio estaba asustado así que la ignoré (risas), pero sin importar nada me preguntó “¿cuál es tu nombre?” y yo contesté “Tamamori”. Al siguiente día que fui a trabajar, aquella persona me dio una carta y me dijo “por favor, hazlo lo mejor posible, soy tu fan”. Viéndola, pensé que debía trabajar muy duro.

¿Y si no hubieras recibido aquella carta?
Posiblemente no estaría aquí ahora. Sigo recordando aquel día muy claramente.

"Seguí construyendo un muro para protegerme de los demás componentes hasta el final”

¿Tus actividades iban bien?
Al principio solo iba a las clases que me decían “por favor, ven este y este día la próxima vez”. Ah, me acuerdo que una vez estaba surfeando con mi familia y de pronto llamaron a mi madre a su móvil diciéndole “Por favor, vengan ahora mismo a NHK”. Mi madre estaba muy nerviosa mientras yo pensaba “otra vez no...”, pero tenía que ir. Pero en aquella ocasión no había llevado una muda y estaba demasiado avergonzado de decirles a mi familia que no llevaba ropa interior, así que aquella vez practiqué sin ropa interior (risas).

Hahaha. El primer grupo del que formaste parte como Jr fue J.J. Express junto a Nakajima Yuto-kun y Arioka Daiki-kun que ahora están en ‘Hey! Say! JUMP’, ¿verdad?
Sí. Como era de esperar, es diferente estar en un grupo, es importante. Es diferente cuando no estás en un grupo. Me di cuenta cuando me sacaron de aquel grupo.

¿Cuándo te quitaron del grupo?
Sí. La coreografa me dijo “estás fuera” y yo me quedé “¿¡eh!?”. Estaba muy frustrado y cuando los otros Jr me dijeron “¿Eh? ¿Por qué no estás allí? ¡Pero si están todos juntos!” me sentí demasiado avergonzado como para decir “me han echado del grupo”.

Fue la primera vez que sentiste una gran frustración.
Creo que estaba mimado, después de todo. Sentí algo como paz mental por estar en un grupo. Fui a las clases pero si alguien me preguntaba si lo estaba haciendo lo mejor que podía cantando y bailando, ahora creo que podría haber trabajado más duro.

Fue justo cuando empezaste el instituto, ¿verdad?
Sí, así es. En mi instituto solo éramos cuatro chicos, así que era como un harem.

Parece sacado de un manga.
Al principio fue muy duro. Ya que solo había chicas, ellas mandaban. Los chicos estabamos en un rinconcillo. Incluso durante la hora de la comida, las chicas usaban toda la clase y los chicos comíamos nuestra comida en el pasillo.

¿Así que la sensación de unión entre los chicos se hizo más fuerte?
Exactamente. Sigo llevándome bien con mis compañeros de aquella época. Pero fui muy vergonzoso durante un mes, después de haber empezado las clases, así que no le hablaba a nadie, aunque solo fuésemos cuatro chicos. Los otros chicos pensaban que les odiaba. No era cierto, pero no puedo hablar tan fácilmente con las personas la primera vez que las conozco. Me lleva un tiempo acostumbrarme.

¿Cómo os fuisteis acercando?
Durante los turnos de limpieza (N/T: en las escuelas japonesas, los estudiantes tienen turnos para limpiar las clases), estaba con los otros chicos. Estaba limpiando con uno de ellos y el ambiente se volvió muy raro. Como un silencio incómodo. Así que aunque sabía que se me daba muy mal, le pregunté su nombre. Lo cogí por sorpresa y me contesto. A partir de ahí nos convertimos en buenos amigos. Algunas veces aún pensamos sobre ello “éramos compañeros de clase pero ¡seguimos hablándonos de manera formal!”.

Después de A.B.C Jr te convertiste en Kisumai durante tu primer año en el instituto. ¿Cuál fue tu primera impresión de los demás componentes?
Estuve en A.B.C Jr con Nikaido, Senga y Miyata así que ya me llevaba bien con ellos, pero nunca había tenido contacto con los otros tres, que además eran mayores que yo. No sabían nada sobre nosotros tampoco así que nuestra relación fue fría y formal al principio.

Así que seguiste con tu característica vergüenza, ¿no es cierto?
Quizás soy del tipo de personas que crean muros ante los demás hasta el final.

¿Cómo derrumbaste aquel muro?
Gaya y Kitamitsu empezaron a jugar a “no tienes que usar un lenguaje tan formal”. Solían hacerlo todo el tiempo. Así que poco a poco nos hicimos cercanos. Solo con Watta me pasó que no pude acercarme a el hasta mucho después (risas). Tenía ese tipo de perjuicio de que el era el tipo de chico a quien no le gustaba. También tuvimos una gran pelea cuando estabamos en ‘Takizawa Enbojou’.

¿Cuál fue la razón?
Fue algo muy trivial. Watta entró en el escenario en mal tiempo. Hubiera sido mejor si se hubiese quedado en el escenario, pero después se retiró. Así que como ambos llevábamos patines, no podíamos parar de golpe, y por esa razón nos chocamos y nos caímos. A pesar de eso, el me encaró y me dijo “¿por qué te has chocado conmigo?” y yo pensé “tu eres el que ha cometido el error”, pero era un sempai así que sencillamente me disculpé. Después del show cuando volvimos a los camerinos, empezamos a pelearnos.

¿Cómo os reconciliasteis?
El día que fuimos a casa aún peleados. El otro día Watta fue muy considerado y me habló normal. YO también pensé que mantener aquella atmosfera conflictiva no era bueno. Después del incidente incluso nos volvimos más cercanos. Ahora entiendo que por aquel entonces los dos éramos muy orgullosos como para pensar sobre ellos. Al principio no me caía nada bien (risas).

¿Cuándo empezaste a pensar que querías debutar siendo un Kisumai?
Al principio no pensaba en debutar en absoluto. Tan solo dábamos lo mejor de nosotros como grupo.

“Estaba temblando por dentro, y pensaba ‘esto no puede ser bueno’”

Así que pensabas ‘hagámoslo lo mejor posible’. Dentro del grupo nunca estuviste desesperado, ¿verdad?
La gente me decía “¿estás distraído?” todo el tiempo (risas). O que no entendían en qué estaba pensando. Incluso el coreógrafo a veces me decía “si no te sientes con fuerzas para trabajar, ¡vete a casa!”. ¡No era eso!

Te veías como el chico que se iba a casa cuando se lo mandaban.
No, no, no, yo siempre pensaba “si me voy a casa ahora, todo terminará” así que apretaba los dientes y me repetía “trabajaré duro”. Me pasó muchas veces.

Tu imagen te arruina un poco.
Probablemente es difícil ver desde el exterior que estoy trabajando duro. Quizás también es porque cuando tengo problemas, no lo muestro. De todos modos, a Miyata y a mi nos gritaron muchas veces (risas). Yo era el compañero simétrico de Miyata, y por todo lo que pasaba, nos gritaban a nosotros. También pasó mucho que cuando Miyata fallaba, yo tenía que aguantar también el sermón del staff.

¿Qué tipo de cosas hablasteis Miyata y tu en aquel momento?
Nuestro lazo en la relación se estableció porque a los dos nos gritaban mucho, así que nos entendimos mutuamente. Los dos incluso íbamos a recoger fresas juntos. Mientras las recogíamos hablamos de cosas como “de verdad que no somos buenos”, “aunque lo estemos haciendo lo mejor posible”.

Por otra parte, ¿no te sentías feliz cuando te elogiaban?
Nunca me han elogiado. No hay ni una sola persona que lo hiciera. Cuando conseguía algo, era tratado como si eso fuese algo que tenía que hacer. Crecí siendo regañado todo el tiempo por lo contrario y me siento un poco raro cuando me elogian. Terminé pensando “debe haber algo detrás de todo esto”. No me gusta que me elogien.

Antes de debutar hubo un momento cuando tu posición se cambió y pasaste de estar en la última fila, a la primera.
Sí, al principio... me disgustaba destacar.

¿Te disgustaba?
Sentía vergüenza. Siempre bailaba en la parte de atrás y en los lados y de pronto me decían que bailase en el centro. La sensación es completamente diferente, no hay nadie frente a ti. Estaba bastante enfadado y pensé que no podría lograrlo.

Así que de verdad estabas enfadado.
Solo me centraba en no demostrarlo. Pero aunque pareciese muy calmado por fuera, por dentro estaba temblando y pensaba “esto no es bueno”.

Así que ¿poco a poco te acostumbraste a ello?
Sabes, si alguien nos dice “hazlo”, sencillamente no podemos contestar “no puedo”. Tienes que tener completamente clara la tarea. Lo más importante entre mis amigos Jr es que había mucha gente que a pesar de decir “haré lo mejor hasta mi debut”, terminaron dejándolo en algún momento. Yo pensé “es muy facil desaparecer”. Tengo ese tipo de personalidad confusa, así que me pregunté por qué estaba todavía entre esos chicos mientras que los que lo hacían lo mejor posible, se iban. No era tan bueno en el baile, y no tenía ninguna especialidad en la que destacase. Sencillamente tuve suerte. Así que pensé que a pesar de ser confuso, era muy irrespetuoso hacia los chicos que eran serios, y tenía que dar lo mejor de mí de verdad en todo lo que hacía. En todos los trabajos que tuve, en la posición que me daban, en todo.

“Tienes que elegir tu propio camino, pero una vez te estanques se acabó”

Pero te llevó un tiempo debutar. Me asombra que sigas trabajando duro.
Pero siempre hubo un momento en el que pensé en dejarlo y parar mis actividades durante un tiempo.

¿Cuándo fue?
Fue durante mi tercer año en el instituto, cuando mis compañeros empezaron a plantearse en serio su futuro. Uno quería convertirse en bailarín, otro en modelo, todos tenían claro el camino que querían seguir. En aquel momento estaba realmente celoso de cómo daban lo mejor de sí mismos para conseguir realizar sus sueños y alcanzar sus metas.

Pero tu ya dabas lo mejor de ti mismo, y ¿tu sueño no era debutar?
Era mi sueño, pero no tenía ni idea de si podría o no debutar. No hay garantías de que puedas hacerlo, no importa lo duro que trabajes. Por supuesto, tus habilidades son importantes, pero también necesitas llegar en un buen momento y tener suerte. ¿Cuánto tiempo podría seguir siendo un Johnny? ¿No es mejor si lo dejo ahora antes de crecer de manera descuidada? También hablé con mis padres acerca de dejarlo.

¿Por qué no lo hiciste entonces?
Un día estaba tomando un baño y mi padre entró para tomar un baño conmigo (N/T: es muy normal en Japón que un padre y un hijo se bañen juntos, especialmente si se trata de un hijo y su padre y una hija y su madre – hasta hace no mucho en Japón no estaban preocupado por la desnudez independientemente del sexo de la persona, no como en el oeste). Me dijo “¿por qué no lo intentas durante un poco más?”. Sbes, durante mi época en el colegio, mis padres me reñían, pero mi padre siempre me decía que cuando fuera al instituto sería diferente y no me diría qué debía hacer. “Haz lo que tu quieras, elige tu propio camino, vive de la manera que tú quieras. Quizás te arrepientas de algunas cosas, pero ganarás experiencia”. De hecho, dejaron de reñirme en el mismo momento en el que entré en el instituto.

Así que te dijo que decidieras sobre tu futuro tú mismo.
Sí. Pero aún así, mi padre vino a tomar el baño conmigo y me dijo aquello. Me dijo “tienes que elegir tu propio camino, pero una vez te estanques, se acabó”. Una vez escuché eso, me di cuenta.

¿De qué?
Que pensar en dejarlo era una percepción muy negativa. No lo iba a dejar porque hubiese encontrado otra cosa que quisiera hacer. Sencillamente estaba asustado del futuro que no podía ver, e intentaba escapar de el. Así que me enfrenté y pensé sobre ello y lo hice lo mejor que pude una vez más.

Ya veo.
Y después mi madre entró en la habitación, puso su mentón en el borde de la bañera y me dijo “¿qué tal si lo intentas durante un poco más?”. Por supuesto, estaba desnudo, y era un adolescente, así que cuando la escuché hablar solo dije “sí, sí” y me preocupé más por ocultar mis partes íntimas (risas). Quería que se fuera lo más rápido posible, así que le contesté “entendido, lo haré!”.

Hahaha.
Pero dentro de mí, había decidido que definitivamente no podía abandonar si quería debutar antes de cumplir los 20.

¿A quién se lo dijiste?
A nadie. Estaba en un grupo, ya no era solo era mi problema, y sabía que si lo dejaba causaría problemas para ellos, pero... decidí que no se lo diría hasta el mismísimo final.

Eres del tipo de persona que se guarda sus preocupaciones.
Soy del tipo de persona que se traga sus propios problemas, cuando empieza a entrar en pánico, explota (risas).

Pero quienes debutaron antes que tu fueron Hey!Say! JUMP.
Había miembros que se habían unido después que nosotros. Sobretodo, el staff nos había dicho que seríamos sus bailarines en su concierto de debut. Pensamos “¿por qué debemos hacerlo?”, era muy frustrante. En aquel momento fue cuando sucedió el cambio que me afectó a mi. Pensé que íbamos a debutar y miraba hacia ellos, triunfante. No se lo dije los demás, pero yo lo vi claro entonces.

De todos modos, acabas de decir que el límite que te ponías para debutar eran tus 20 años, pero tu debut sucedió después, ¿verdad?
Sí, es verdad. Pensé en dejarlo cuando tuviera 20, pero vi que poco a poco Kisumai empezaba a tener trabajos CM y que podíamos hacer muchas cosas nuevas. Empecé a tener esperanzas de que si trabajábamos un poco más duro durante un poco más, podríamos debutar por fin. Así que seguí corriendo, diciéndome a mí mismo “solo un poco más, solo un poco más allá”. Si lo hubiera dejado a los 20, no estaría ahora aquí.

“Si abandono, sería muy triste ¿verdad?”

Cuando tenías 19 años apareciste en el drama Gokusen.
Estaba muy feliz. Pero cuando empezamos a grabar no podía actuar en absoluto. Me di cuenta de que me faltaba mucha fuerza, lo malo que era. Incluso ahora deseo que ojalá pudiera volver a grabarlo.

Pero seguiste consiguiendo más y más trabajos en la actuación.
De hecho, cuando se decidió mi siguiente trabajo tras Gokusen, no quería hacerlo. Pensé que no podría, no lo tenía muy claro. De entre otros muchos actores profesionales, yo sería el actor principal en ‘Ikemen Desu Ne’, así que tuve que alcanzar buenos resultados. Sentí mucha presión. Fue difícil. Nadie me dio consejos para actuar. Fue una lucha conmigo mismo, y contra muchas otras cosas.

¿Seguiste teniendo todas aquellas dudas, quejas y problemas contigo mismo de nuevo?
Todo ese tipo de cosas no se las podía contar al resto, y sentía mucha vergüenza como para contárselo a mi familia. No quiero que vean mis puntos débiles, así que actué tranquilamente... pero la presión era demasiado grande de nuevo, así que discutía todo aquello cuando estaba solo, como cuando tomaba baños. Quizás está bien mostrar tu parte débil a tu familia, pero yo lo odiaría. No quiero mostrarle esa parte de mi a mi familia.

¿Cómo pudiste seguir adelante si te sentías de ese modo?
Pensé que por otro lado, ¿qué pasaría si abandonaba? Sería muy triste ¿verdad? Sí. Era un muro que tenía que superar, aunque me costara mucho. Nuestro tiempo como Jr fue muy largo, así que vimos a mucha gente debutar. Todos decían que habían logrado debutar a base de esfuerzos. Por ejemplo, vi el debut de KAT-TUN cuando era bailarín para ellos. Es raro decirlo pero pensé “¡de verdad están trabajando muy duro!”. Hay cosas que pude ver gracias a mi largo periodo como Jr. Hubo muchos sempais que pudieron superar sus propios muros, así que si me dejaba vencer sería muy triste, ¿verdad?

“Todo el mundo es mi rival, yo soy mi propio rival”

Volviendo a nuestra charla, tu debut fue anunciado sobre el escenario en febrero de 2011.
Fue raro. Me quedé en blanco. Me pregunté qué iba a decir, si había escuchado bien. “¿De verdad vamos a debutar?”, “¿de verdad está bien si debutamos?”. Yo solo estaba allí de pie, paralizado, pero ya que todos lo estaban disfrutando, pensé que yo también tenía que hacerlo (risas).

Hahaha.
Después de que se anunciase nuestro debut, fuimos juntos a comer yakiniku. Hasta aquel momentos, habíamos ido en grupos, o con el staff, pero nunca tan solo los siete juntos.

Fue muy divertido ¿no?
Más bien lo contrario. Una vez llegamos allí, nos sentimos raros (risas). Al principio cocinamos la carne en silencio, y comimos, todos. Después Kitamitsu se encargó de nosotros y empezó a hablar de qué queríamos hacer cuando debutásemos. Dijo “está bien si es algo extravagante. Tan solo lo haremos realidad. Uno a uno, hablemos sobre nuestras metas”.

¿Qué dijiste tu?
¿Yo? Dije “quiero que nos convirtamos en estrellas nacionales”. Creo que en algún lugar, alguien consideró que esa debía ser nuestra meta. Así que hablamos muy entusiasmados, uno a uno, y el ambiente volvió a ser un poco abrumador, y volvimos a comer en silencio de nuevo.

Has dicho que siempre abandonabas tus actividades. Es increíble como has seguido siendo un Johnny a pesar de todas tus dudas y tu dolor.
¿Cómo puedo decirlo? Todas mis actividades habían sido impuestas por mis padres. Bueno, tampoco no me uní a Jimusho por mi propia voluntad... pero después de un tiempo, empecé a amar este trabajo.

Pero es difícil seguir haciendo las cosas que te gustan y que quieres hacer, y es todavía más difícil encontrarlas.
Es verdad. Pero creo que no hay nada que no se pueda encontrar. Lo único que puedo decir es que hay cosas que pueden ser más divertidas si lo das todo de ti. Bailar, cantar, incluso actuar, cosas así. Viendo a mis sempais, quería mejorar. Soy malo cantando, bailando y actuando. Pero me encantan. Quiero mejorar en todas y cada una de ellas. Aunque algunas cosas son tan duras que me ponen de los nervios, y no puedo ver el final del camino por muy duro que lo intente.

Y ¿qué piensas de Hey!Say! JUMP ahora?
Ahora no pienso nada en particular sobre ellos. No es como si pueda olvidar aquel día (risas). Debutamos después que ellos, pero estamos en la misma linea, y se han convertido en camaradas junto a los que luchamos.

¿Hubo un momento en el que pensaras que estabas por encima de ellos?
Por encima de ellos... Sabes, no me preocupo por eso, la verdad. Era una persona bastante egoísta antes de debutar. Quería convertirme en el primero en mi grupo, quería ganarle a cualquier chico de mi generación... todo eso es muy egoísta. Después de debutar, empecé a pensar qué podría hacer yo entre todos los senpais que tenía. Así que, todos son mis rivales, yo soy mi propio rival también.

Por último, me gustaría saber la razón por la que nunca te quejaste a nadie.
Me pregunto la razón. Quizás sea porque en lo más profundo de mí, soy alguien que intenta parecer cool siempre. En algún lugar dentro de mí, siempre quiero ser visto como un chico que siempre consigue todo. Mi familia me dice lo que piensan de los programas en los que participo. Me dicen “¡lo has hecho bien!”, pero me avergüenzo y solo respondo “Ah, ya veo”, pero en realidad estoy muy contento.

¿Algún día mostrarás tu yo verdadero a los demás?
Algún día... pero en realidad, ya les he mostrado mi verdadero yo a mis compañeros. Solo que no me quejo ante ellos. Ya no necesitamos poner ese tipo de cosas en palabras.

¿A qué te refieres?
Hay demasiadas cosas, por ejemplo cuando grabamos en un sitio determinado para Ikemen Desu Ne, yo leía mi guión tantas veces que los personajes empezaban a borrarse entre las páginas porque las desgastaba. Gaya se dio cuenta. Nunca dijo “Da lo mejor de ti mismo” en alto. En cambio, me cubrió las espaldas y me ayudó mucho. O durante la grabación para programas de variedades, cuando creo que no puedo hacerlo, aunque no diga nada, los demás lo sienten y me dan palmadas en la espalda para asegurarme que todo está bien. Aunque no lo hablemos, todos me entienden. Nos entendemos los unos a los otros. Creo que he sido capaz de llegar tan lejos gracias a que ellos me han ayudado. Así que, sé que no es una respuesta a tu pregunta, pero la razón por la que no he abandonado es porque ellos estuvieron ahí para mí.


Traducción al español: Kai@Kis-My-Spain
Traducción al inglés: loveandcoffee@livejournal.com
*Conserva todos los créditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada